ATENCIÓN: La Salud Mental es igual de importante que la salud física. No la descuidemos. Hacé click aqui para conocer más sobra la modalidad de atención online.

En la Heladera No Hay Nada


En la heladera no hay nada, así que bajas al súper con la idea de comprar algo sano que prepararte ya que llevas varios días a mil. Una vez ahí te abrumas con toda la cantidad de opciones de cena: miras, tocas, descartas, comparas, volves a empezar, pensas, proyectas… de repente llevas media hora encerrado/a allí, te falta tiempo, te agobias, tomas una pizza en caja o unas empanadas, te sentis mal por ello y juras que ya comerás mas sano la próxima vez.

Pues esto mismo son la elecciones que se hacen en las aplicaciones donde se conoce gente. Es sorprendente como la frustración por no sentirse querido lleva a la gente a aceptar dinámicas que únicamente la incrementan más. Hay una Paradoja de la elección donde la extrema libertad de elección no nos convierte ni en más libres, ni en más felices, sino en más insatisfechos, esto seria algo asi como que si tenemos más para elegir no podemos tenerlo todo y por ende quedamos más vacíos de aquello que no tenemos. Elegir valga la redundancia es una elección y cuando eso sucede dejamos algo afuera y cuando ese algo es mucho la insatisfacción es superior. Esa emoción de tener cada día una experiencia nueva y mejor. Nunca se cierra la posibilidad de seguir buscando a ver si encontramos algo más bueno. Pero si hacemos de la búsqueda del amor algo tan racional, no se encuentra.

Pero claro, la mayoría dirán: “Es que esta aplicacion la uso solamente para tener sexo, no para encontrar el amor”. Bien, aceptemos entonces la premisa de que la hiperconectividad, lejos de dirigirnos una sociedad más humana, está transformando todas y cada una de nuestras necesidades sociales en elementos de consumo. Somos una vidriera, una carta de restaurante un currículum con patas y con estas aplicaciones, envoltorios, bonitos o no, que rodean unos genitales.

Estamos, como decía Zygmunt Bauman sobre el amor líquido, haciendo que los lazos humanos sean cada vez más frágiles. La cosificación (convertirnos en cosas) de las personas ya no es solamente una herramienta de las grandes corporaciones y la publicidad, sino ahora también de todos y cada uno de nosotros. No estamos llevando a cabo un proceso de conocimiento del otro sino un proceso de selección. Buscamos algo/alguien que nos satisfaga una necesidad concreta en un momento determinado.

Hemos eliminado el ‘para siempre’ por el esfuerzo y dificultad que nos representaban, el cansancio que se siente cada vez que debemos contarle a un desconocido quienes somos o peor aun saber quien es y ahora, sin querer, o a consciencia, somos almacenes de experiencias superfluas que priorizan la cantidad a la calidad. Hay tanta oferta de candidatos/as amorosos o sexuales que cualquier defecto o diferencia superficial se convierte en un descarte. La obsesión de encontrar alguien con quien tengamos cosas en común hace que nos perdamos aquellas personas diferentes a nosotros que nos pueden enseñar algo que no sepamos, aquellas que guarden en secreto aquello que realmente buscamos.

Es entonces cuando, irónicamente, en una sociedad tan conectada, el aislamiento individual es infinitamente mayor. Poco a poco nos han hecho creer que podíamos comer lo que quisiéramos fácil y ya, vestirnos como quisiéramos fácil y ya, y ahora, enamorarnos de quien queramos fácil y ya. Pero la comida procesada es mala, la ropa de Zara no dura y las relaciones de que produzco con la aplicación no van a ser distintas, porque sabemos de sobra que aquello que nos cuesta poco conseguir, también nos cuesta poco desechar.

El pensamiento crítico no se puede desarrollar cuando tienes todo lo que quieres y sobradamente de más. Estamos en el súper, con la heladera vacía, sin ninguna lista de lo que realmente necesitamos, con poco tiempo y un hambre que nunca cesa. Somos los candidatos perfectos de acabar comiendo basura.

Comentarios:

Federico

20 de abril del 2020

El hacer de la abundancia un problema y de una herramienta un obstáculo es solo cuestión de perspectiva.

Romero daniel

14 de diciembre del 2019

Una visión muy clara y en la cual abre mentes.. q es cierto q así de fácil es encontrar y tan fácil es desechar..muy bueno gracias

Pamela Bedini

11 de diciembre del 2019

Bueno,claro y real!!

Dejá un comentario